Análisis de los medios de comunicación en la sociedad: ¿Fenómeno positivo o negativo?

18 06 2009

Este blog es un trabajo del sub-módulo de “Artes y medios: poiética de la comunicación” del Bachillerato en Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Austral de Chile, dictado por el profesor Mauricio Mancilla. El alumno es Marcos Barrientos Dörner.

Introducción

Actualmente vivimos en la era de la información, donde la creación, distribución y manipulación de la información forman parte importante de las actividades económicas, culturales, mediales, entre otras; cuya piedra angular es la tecnología, especialmente la internet.

Neil Postman concibe estadios de desarrollo tecnológico de un estado-nación: el primero son las “tools using cultures” (culturas usadoras de tecnología), en la cual el desarrollo tecnológico está supeditado a las creencias, dogmas de una cultura. Para implementar un avance tecnológico su uso debe estar en armonía a los valores del tiempo, de lo contrario es rechazado y censurado. El mejor ejemplo es en la edad media, donde cada invento, descubrimiento y teoría no podía estar en contra del sesgo de la Iglesia Católica, cualquier intento era prohibido y atacado. Como el caso de Galileo Galilei.

Autor: Kaldoon

La tecnópolis por excelencia: New York City. Autor: Kaldoon

En segundo lugar, nos referiremos a la tecnópolis: donde el desarrollo industrial, económico, social, cultural, entre otros; han transformado a una sociedad determinada. En ésta fase final de desarrollo tecnológico, la cultura y la ética no influyen en el uso de las tecnologías. Los conflictos éticos como el aborto (inducido y terapéutico), clonación, eutanasia, entre otros; ya no son cuestionados al punto de la prohibición.

Al comparar éstos estadios diferentes, podemos entender como nos afecta la tecnología, según el grado que le permitimos interactuar en la sociedad. En síntesis, la tecnología no es mala, sólo depende del uso que le otorguemos.

Asimismo ocurre en los medios de comunicación masivos, donde la línea editorial que lo regula, determinará lo que desea impactar al consumidor. Pero, de igual manera, son los consumidores que tienen el deber de criticar el contenido consumido, porque de lo contrario, los medios influenciarán nuestros pensamientos, dogmas y creencias.

Sobre los medios de comunicación masivos y la realidad que nos entregan

Recordando desde la ilustración de la cueva de Platón, nos identificamos como receptores que ven sólo las sombras de las personas que están en la entrada de la cueva. Deseamos ver la realidad, pero vemos la realidad del MCM, es decir, el reflejo de la realidad. Maquillada y producida según la ideología y el impacto que desea generar el MCM en el público. Éstos son mediadores de la realidad.

Los MCM tienen como primer objetivo el lucro, compiten por la audiencia, pero no entregarán una verdad que los perjudique, exponen la realidad que les conviene. Son llamados el cuarto poder del Estado, pero a veces llegan a ser el primero.

Además ejercen contrapeso a los gobiernos opositores cuando éstos abusan. Además son mediadores políticos, hacen debates públicos y ponen temas sobre la mesa que han estado escondidos.

Por ejemplo, durante el totalitarismo de los nazis en Alemania, utilizaron los MCM para masificar y extender sus ideologías; lo hicieron por radio, carteles, televisión. Además se le acusa a lo nazis de utilizar mensajes subliminales a la población para obligarlos a aceptar y creer su doctrina, especialmente por la radio.

Propaganda de Hitler. Autor: vistion

Propaganda de Hitler. Autor: vistion

Si queremos saber otro aspecto de cómo los MCM nos entregan su información, es a través de la publicidad. Ésta se caracteriza por tener la intención en su mensaje, buscando cambios de actitud, rasgos cognitivos y el comportamiento de los receptores en su consumo económico. Cabe preguntarse: si la publicidad tiene la intención de dirigir mi comportamiento, ¿cuánto más los contenidos de los MCM? En la televisión, el ojo humano capta la imagen a 24 cuadros por segundo, dando la posibilidad de poner un cuadro que no percibamos pero que sí puede tener control sobre nosotros.

Aquí es cuando ya se hace intimidante hablar más de los MCM. Se puede inferir que quienes controlan las grandes productoras como: News Corp. (Canales de Fox), Aol-Time Warner (CNN, entre otros), la BBC (gobierno británico), entre otros; inciden al menos indirectamente en nuestro comportamiento.

Para Lyotard el “posmodernismo” implica un amplio número de movimientos artísticos, culturales, literarios y filosóficos del siglo XXI, definidos por su oposición o superación del modernismo, es decir, manifestaciones culturales que desean introducir un paradigma a la sociedad. Éste defiende la hibridación, la mixtura de culturales en donde podamos disfrutar de la miel de cada una. Se puede hacer una comparación con el libre mercado, que al desarrollarse en el largo tiempo, tiende a cambiar todas las áreas de una sociedad y a integrarlas con otras, para crear otro “big bang” cultural. Sobre esto es sorprendente como ha tenido auge la nueva era.

En otra concepción, para Drucker existirá la evolución de la sociedad capitalista a una post-capitalista. Tiempo en el cual existirá otro modo de vida. Cuya productividad de la información ira marcando las pautas del desarrollo de esos tiempos. El recurso básico será el saber y el yo. Es como lo explica Toffler, la universidad se podrá cursar en el domicilio, uno comprará un auto según sus gustos, no según los modelos que las empresas quieran vender. Ya no será todo masa, sino la importancia estará en el individuo.

(Entrevista al economista político, activista y autor Walden Bello. Entrega su visión del sistema post-capitalista en la economía de la democracia. Está en inglés.)

Pero muchos críticos han señalado que la sociedad de la información es una versión actualizada del imperialismo y también como lo ilustra Postman en “Tecnópolis”, donde las megalópolis entregan el conocimiento aplicado y ellos disfrutan del desarrollo tecnológico para innovar y vender productos, servicios que requiere el mundo.  Pero todavía en una relación norte-sur, donde la dependencia económica y cultural queda a la vista con el diario vivir.

La soberanía de los medios de comunicación masivos

Durante la revolución industrial americana (siglo XIX), nacieron los medios de comunicación masivos, desde la galaxia Marconi (la radio) hasta la revolución tecnológica (siglo XX), el internet. Pero cabe destacar, que el uso de la radio era masivo y se tenía más veracidad que en nuestros tiempos. La extensión del ser humano recién estaba en su niñez, con la radio. Pero en 1938, con el radioteatro “La guerra de los mundos” relatada por Orson Welles, de la CBS, todo cambió. Un nuevo paradigma se introdujo a la sociedad americana y al mundo. Salió a la luz el poder de control de los medios de comunicación.

(La grabación de La guerra de los mundos por Orson Welles)

Pero además los medios modelan las formas de cultura y comportamiento. Pueden utilizar programas que apelen a un determinado punto de vista o ideología, de manera implícita.

Una reflexión personal sobre el impacto medial del canal juvenil Music Television (MTV), considera que ha moldeado la cultura teen (adolescente), introduciendo grupos musicales que marcaron la tendencia en su tiempo (como Nirvana, Madonna, Cher, Blink 182) y predeterminando los pensamientos de los jóvenes a través de la música, reality shows, programas de citas (“Next”), entre otros.

Quiero analizar específicamente el programa “A shot at love with Tila Tequila” de MTV. Éste programa lanzado el 2007 trata sobre la competencia de conquistar a Tila Tequila, que es bisexual, por 16 personas heterosexuales y 16 homosexuales. Cabe señalar el contexto del lanzamiento, durante el debate en EE.UU. por legalizar el matrimonio homosexual. El programa intentó aculturizar a los auditores que el viejo paradigma del rechazo al matrimonio homosexual está acabando y ver como es la vida de una bisexual, implícitamente haciendo el hábito en el auditor que ya pronto será normal, como Sodoma y Gomorra.

Tila Tequila. Autor:MTV Music

Tila Tequila. Autor:MTV Music

El diario cristiano The Christian Post criticó duramente el contenido del programa, produciendo un debate en esos años en EE.UU. En éste caso podemos ver la soberanía del canal MTV para transformar de a poco los paradigmas en la ética y moral, además el programa tuvo excelente rating y el episodio final la vieron 6,2 millones de personas. ¿su impacto fue negativo o positivo? Obviamente negativo, pero los medios de comunicación masivos (MCM) en su naturaleza no son malos, sino en el uso que se le de. Y los dueños de MTV que son Paramount y Viacom son liberales (del Estado de California) y educan a la audiencia al cambio del paradigma. Además, hay otros estudios que demuestran el poder de los malos ejemplos de la televisión en los jóvenes y como influyen en sus conductas negativamente, sembrando un ataque al rol paterno, entre otras, según el estudio “Qué menores ven los menores en televisión”, elaborado por la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) para el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid.

Vale mencionar ahora un caso que demuestra el poder de engaño de los MCM. Durante el año 2003, en la guerra contra el terrorismo, el gobierno de George W. Bush acusó a Saddam Hussein de tener armas de destrucción masivas y los medios nos enseñaron la historia de la guerra que tuvo Iraq contra Irán (1980-1988), educándonos que Saddam Hussein era una persona de peligro mundial y que en cualquier momento podría haber una guerra porque tenía armas de destrucción masivas. Entonces EE.UU. nos defendió de tal peligro.

Entendimos claramente el mensaje, los medios de comunicación nos acostumbraron a pensar que de verdad Saddam Hussein tenía armas de destrucción masivas, pero cuando EE.UU. intervino Iraq (2003-presente) se supo que no tenían armas de destrucción masivas. Pero los medios lo hicieron real. ¿Consecuencia positiva o negativa? Es más que negativa, pero podemos dilucidar la soberanía de los MCM para decirnos que es verdad o no y como se puede justificar una guerra sólo por las imágenes.

El ex presidente de Iraq, Saddam Hussein, días antes de la guerra contra EE.UU. Autor:begad3

El ex presidente de Iraq, Saddam Hussein, días antes de la guerra contra EE.UU. Autor:begad3

Según Baitello Junior1 (2008:110) “Alimentarse de imágenes significa alimentar imágenes, confiriéndoles sustancia, prestándole los cuerpos.” En éste caso ocurrió la antropofagia impura, las imágenes nos devoraron. Al consumirlas en exceso, alimentamos su poder que tiene en nosotros y le otorgamos el carácter real y ellas “nos justificaron la realidad” porque creemos todo si se presenta en imágenes. Aunque sean fuera de contexto, el público sufre de “iconoadicción”, según Browne2 (2006:110) “…anulando en forma directa y definitiva los cuerpos y dando paso al mundo de lo virtual e hiperreal: una mala digestión…”, es decir, no tiene una capacidad crítica de lo consumido, no la digiere. Lo cree inocentemente y no comprueba las fuentes. Y el poder de las imágenes, se puede clasificar según Baitello Junior, como la “iconorrea”: las imágenes ya no tienen la función de representar la realidad, sino de erigirla.  ¿Consecuencia positiva  o negativa? Nuevamente es más que negativa y ellos ejercen su soberanía. Por éste motivo han tenido tanto impacto los documentales que “revelan” las teorías de conspiración: como Zeitgeist, Addendum, EndGame: Blueprint for Global Enslavement, entre otros.

Reflexiones finales

A modo de tener una mirada crítica y tratar de mantener la “iconofagia impura” en el consumidor, donde éste devora las imágenes y puede entender la intención de los MCM; concluyo que la influencia que ejercen los MCM en la sociedad es neutra, porque son un invento, un objeto que se le puede otorgar un uso y por tanto dependerá del uso que le otorguemos a los MCM como será su influencia. Pero si nos preguntamos como ha sido la influencia de los MCM a lo largo de la historia, puedo decir que ha sido más negativa que positiva.

Porque tiene el poder de controlar a su audiencia manteniéndola anestesiada por la mucha información. Además hechos como el radioteatro de Orson Welles muestran la intención cruel que pueden tener los MCM. Más ahora con toda la violencia que muestran y la tendencia a mostrar mujeres con vestimentas y actitudes eróticas, en donde el televidente siendo un niño, puede ver pornografía en esa caja de imágenes que ya no sólo serán las imágenes que la devorarán, sino ésta misma.

Quiero finalizar con lo que dijo Neil Postman, que en el siglo XXI ya no existen niños, porque la televisión y los MCM muestran imágenes que anulan su inocencia, ya ni siquiera pueden serlo.

Un niño que ha perdido la inocencia. Autor:RebelBlueAngel bajo licencia Creative Commons

Un niño que ha perdido la inocencia. Autor:RebelBlueAngel bajo licencia Creative Commons

Bibliografía

(1)     BAITELLO JUNIOR, Norval. 2008. “La era de la iconofagia: Ensayos de comunicación y cultura”. Estados Unidos: Editores ArCiBel, p. 110.

(2)     BROWNE, Rodrigo. 2006. “Comunicación indisciplinada: iconofagia e iconorrea en los medios de (in)comunicación”. En Revista Austral de Ciencias Sociales 11:110.


Acciones

Información

2 respuestas

13 12 2009
majito

NO basta con tener una mirada crítica…

31 03 2010
Marcos Barrientos Dörner

Entonces ¿con qué? Que argumento tienes¿?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: